Publicaciones

Ingreso Nuevos Voluntarios

IMG 20160916 110603 Mi llegada a la Doce fue bastante especial. Yo había sido voluntario en otra compañía, en otro cuerpo, en otra comuna y buscaba poder seguir mi vocación en una compañía más cercana a mi casa y a mi universidad. En septiembre de 2014 llegué a la esquina de Compañía y Brasil a preguntar sobre procesos de postulación, fui recibido cálidamente, se me enseñó el cuartel, los carros y un poco de la mística de la compañía y así fue como durante los próximos meses comencé a asistir al cuartel, donde siempre hubo de parte de los voluntarios, voluntarias y oficiales una buena disposición y ánimo. En marzo de 2015 se interrumpió mi proceso pero yo ya lo sabía, iba a volver, hasta poder formar parte de la Compañía.

En mayo de 2016, me entrevisté con el Capitán de la época y en ese momento mi proceso había comenzado nuevamente y con ello vino también el curso de aspirantes, un proceso donde se nos entregaron todo tipo de conocimientos respecto a historia de la compañía y del cuerpo, incendios, seguridad, rescate, etc, todo lo necesario para poder responder al llamado de la vocación, estando a la altura de las circunstancias y de la compañía, nuestros instructores (especial mención al Vol. y Ayudante de Comandancia Alex Barrientos, que nos acompañó con toda la paciencia del mundo y jamás olvidó la disciplina, nos dio ánimo e incluso quizá un tirón de orejas cuando hizo falta). Una vez terminado el curso, se nos entregaron las fichas de postulación, estábamos un paso más cerca, avanzando en este proceso, llenos de ansiedad por cumplir en todo el proceso. Tuvimos que buscar padrinos, voluntarios que nos patrocinaran y guiaran en este camino, además de disponer de una serie de documentos y requisitos, en mi caso personal, debía esperar que llegaran mis antecedentes desde mi compañía anterior (5ta de San Bernardo), los cuales fueron ágilmente gestionados y facilitados por la oficialidad de la Quinta, teniendo eso, sólo faltaba que mi documento de postulación y el de mis compañeros, fueran publicados en tabla durante los 15 días reglamentarios.

Y así fue, nuestra documentación por fin estuvo ahí, a disposición de la evaluación de los Oficiales y voluntarios, con nuestras fotos, nombres y datos, los voluntarios ya nos felicitaban, la reunión se acercaba y con ello, el saber si habíamos sido aceptados o no. Y llegó el día de la reunión, de los 14 que habíamos comenzado este proceso, solo cuatro estábamos sometidos a la votación en la sala de sesiones y así en una noche del 7 de septiembre, supimos que la Doce nos había recibido en su seno, haciéndonos ingresar al honorable salón de sesiones y en palabras del Director Sr. Francisco Candelori Jara se nos tomaba el juramento de rigor, finalizando así nuestro proceso de postulación y concediéndonos el privilegio de ser llamados Voluntarios Activos de la Duodécima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Si bien nadie puede predecir el futuro, o conocer lo que sucederá en meses o años, sí sabemos lo que queremos y lo que sentimos, lo que dictan la cabeza y el corazón. Sabemos que nos aceptaron y con ello que podemos desarrollar nuestra vocación, los cuatro que entramos nos empapamos del orgullo y alegría que implica ser un Valeroso más en las filas, conocemos nuestras obligaciones y con la dicha y energía de quien vive según lo que cree correcto, según los ideales y la convicción las aceptamos. En lo personal, espero poder llegar a ser un excelente voluntario, ayudar a la Doce a llegar tan lejos como pueda, a ser tan buen bombero como la vida me lo permita, tan buen compañero como que mis compañeros puedan confiar ciegamente en mí y de corazón espero que ya sea en el cumplimiento del deber o cuando llegue mi hora en cualquier otra circunstancia, sean los valerosos quienes me acompañen también en el último viaje, espero vestir la guerrera azul y llevar el 12 en la frente y el corazón por toda mi vida, porque juré por mi honor, porque la Duodécima es como mi casa, porque el clamor de las sirenas me conmueve hasta los cimientos, porque mis cofrades no son solo eso, son mis hermanos y la hermandad, la vocación, los ideales y la convicción duran para toda la vida y perduran más allá de ella.

José Pablo Ignacio Climent Ramírez


IMG 20160916 110607