Publicaciones

Incendio 1962

Este 15 de noviembre se conmemorarón 54 años del martirologio de nuestros mártires, Señores Rafael Duato Pol y Eduardo Georgi Marín. Caídos en el incendio ocurrido en Huérfanos con Amunátegui.

IMG-20161116-WA0003.jpg


Cercano a las tres de la madrugada, unos fuertes golpes se escucharon en el portón metálico del cuartel, en donde se alertaba de fuego en la edificación en construcción ubicada en Huérfanos y Amunátegui.

Se dio aviso a la central vía teléfono directo y las guardias de las compañías tripularon sus carros. En el momento en el que el material salía a la calle y llegaba a la esquina de calle Compañía, ya se lograba ver el resplandor del fuego.

El recinto era un rectángulo, con solo una casa colindante en el lado norte. En los demás costados estaban un muro bajo que correspondía al antiguo inmueble. En el interior se encontraban materiales de construcción, fierros y varios castillos de madera, que eran los que ardían. Hacia el muro divisorio norte se ubicaban varios castillos de madera de unos 5 metros de altura, por donde el fuego ya se había propagado.

  FB_IMG_1479232928298.jpg

 

FB_IMG_1479232935395.jpg


Se dio la alarma de incendio rápidamente, en donde se controló y circunscribió rápidamente el fuego, procediendo luego a la remoción de escombros. Lo más lento fue en los castillos de madera que había que desmontarlos tablón por tablón, labor que estaba a cargo de nuestra compañía y la Sexta compañía. En apoyo de esta labor y para ir remojando la madera quemada, se subieron pitones a cada uno de los castillos.

El humo primero y el vapor de agua después, sumado a la altura de los castillos adosados al muro norte, impedían ver que el inmueble vecino presentaba un peligro, era adobe en la parte inferior y ladrillo en la parte superior, siendo la parte más débil y peligrosa pero que se encontraba fuera de la visión de quienes se encontraban trabajando en el lugar.

El incendio estaba a cargo del Comandante del Cuerpo, don Alfonso Casanova, y el sector descrito estaba a cargo del Tercer Comandante, Fernando Cuevas. Nunca se percataron del peligro silencioso que se acercaba, ni un aviso, ni un crujido. Nada alertó a los voluntarios ni a los oficiales, ese peligro aguardaba el momento perfecto para poder hacerse presente, como cual depredador espera a su presa. Faltando algunos minutos para las cinco de la madrugada, esta bestia que había estado pacientemente esperando, se abalanzó contra los voluntarios que aún se encontraban trabajando en la extinción completa del fuego. Hubo un breve y macabro silencio antes de percatarse de lo sucedido y antes de que los gemidos de dolor y pedidos de ayuda interrumpieran ese dantesco momento.

La muerte no tuvo contemplación con quienes estaban sobre los castillos de madera, ocasionándoles la muerte inmediata. Otros tantos quedaron parcialmente sepultados, solo con sus cabezas a la vista y sus manos, lo que facilitó las labores de rescate. En muchos casos se logró rescatar con vida a los atrapados entre el barro y los escombros, pero hubo que lamentar la pérdida de 6 de nuestros cofrades. Fallecieron cumpliendo su deber y sabiendo que el Cuerpo y sus compañías no los olvidarán:

Patricio Cantó Feliú (3ra Compañía)

Pedro Delsahut Román (4ta Compañía)

Carlos  Cáceres Araya (6ta Compañía)

Alberto Cumming Godoy (6ta Compañía)

Rafael Duato Pol (12ma Compañía)

Eduardo Georgi Marín (12ma Compañía)

20161115_200055_HDR.jpg

 

20161115_200047_HDR.jpg

 

Para finalizar, ya han pasado 54 años desde aquel fatídico incendio. Por ello sus compañías no pueden y no deben olvidar a quienes esa noche emprendieron su viaje al cuartel celestial. A Patricio Cantó, a Pedro Delsahut, a Carlos Cáeres, a Alberto Cumming, a Rafael Duato y a Eduardo Georgi. Solo una sencilla placa de mármol colocada en el edificio que hoy se alza en dicho lugar, recuerda el sacrificio realizado, en medio de la indiferencia de la ciudadanía normal que por allí pasa. Pero para sus cofrades es un símbolo que representa nuestro juramento, que representa el costo más alto que se puede pagar por servir, de un compromiso voluntariamente impuesto. 12 hachas y escalas por ellos!

IMG-20161116-WA0004.jpg

 

Descansen en paz.