Publicaciones

Ingreso Nuevos Voluntarios

Mi llegada a la duodécima compañía sucedió a fines de noviembre del año 2015, en donde realicé una simple consulta al Capitán vía correo electrónico, el cual me citó a una reunión al día siguiente. Desde el momento que pisé el cuartel me sentí bienvenido; En aquel entonces no sabía que bomberos tenía especialidades, yo pensaba que todos tiraban agua y que tenían bombas, en esa ocasión me explicaron toda la especialidad de la 12, circunstancia en la que me sentí totalmente decidido a continuar con mi postulación.

Durante el proceso, que duró aproximadamente 5 meses, conocí a personas totalmente distintas, personas bellas de alma, personas que me hacían sentir como en casa, como en la comodidad de la familia y  lo más importante personas deseosas de ayudar sin un interés de por medio. En un principio fue difícil adaptarse a las tradiciones que la compañía posee, a la disciplina que poseen y por sobre todo el trato de “mi” a la oficialidad. Sin embargo fue algo que fui puliendo durante los meses del proceso, durante el curso básico y el curso de aspirantes.

El curso de aspirantes duró aproximadamente un mes (el que es impartido en la compañía por voluntarios y oficiales), el cual se realizó en paralelo con el curso básico (impartido por el cuerpo de bomberos), en los cursos nos enseñaron sobre la historia del cuerpo de bomberos, historia de la compañía, sus mártires, las compañías tanto de escalas como de agua, telecomunicaciones, incendios estructurales, ventilación, trauma, rescate vehicular, entre otros. Las clases se dividieron en 2 por semana desde el 11 de enero hasta el 24 de febrero, fecha en la que se realizó el examen final y comenzamos nuestro proceso de aspirantes, instancia en la que nuestra postulación podía ser discutida en la Sesión de Oficiales para posteriormente pasar a estar en tabla y finalmente discutirse en la Sesión de Compañía.

El momento de la entrega dela Solicitud de postulación fue uno de los más importantes y uno de los que más anhelaba, ya que con esa información podían discutir nuestra postulación. Cuando me fue entregada traté de guardarla ya que para mí era una hoja que debía permanecer limpia, sin arrugas ni ningún desperfecto ya que tendría información sobre mí, la firma de mis Padrinos, la firma del médico que me certifica como apto para el servicio, la firma del tesorero y finalmente la firma del capitán quien ya aceptaba mi postulación.

IMG 20160401 221825609 Transcurrido este periodo en donde la compañía nos conoció llego el momento en que debían votar por si nos querían dentro de sus filas o fuera de ellas, ese día 01 de abril recuerdo que fui visitado por un oficial y un voluntario en mi casa, en cuya visita tratamos lo que sucedería durante la noche y mostré mi nerviosismo, mi temor a no ser aceptado, sensaciones que fueron mucho mayor cuando se inició la Sesión de Compañía. A eso de las 22 horas nos informan que la compañía ha decidido que todos los aspirantes, los cinco, habíamos sido aceptados como voluntarios, como cofrades de la duodécima compañía de bomberos. Al fin había llegado el momento tan esperado por los cinco, momento que fue sellado con nuestro juramento frente al Director, al Capitán, a los Mártires y los Voluntarios de la 12.

La noche del 1 de abril, ingresamos al salón de sesiones como civil pero lo dejamos como voluntarios de la duodécima, como hermano de una hermosa familia que viste el color azul, como cofrades capaces de dar la vida por la comunidad y por nuestros hermanos si fuese necesario.

 

Danilo Yañez Valdebenito